Educación y ocio, ¡tan conectados! Pero para algunas cosas, tenemos que ser realmente conscientes de esa línea recta. ¿Eres padre o madre de un niño o niña que puede estar en una edad con algunas tentaciones como ver películas porno?

Recientemente, un conocido portal de filmes porno para adultos en Italia, ha desarrollado un método que fue adaptado de un estudio de investigación anterior realizado en 2015, para medir mejor su adicción – o la de su hijo o hija – a la pornografía en línea.

Una realidad que debe ser discutida entre padres e hijos

A menos que críes a tus hijos en un búnker sin wi-fi, en algún momento se encontrarán con pornografía online. Mira, no es algo malo.

A medida que los niños se tambalean y retroceden en la adolescencia, el interés por el sexo es saludable, y con los teléfonos inteligentes y los ordenadores portátiles que ahora son propiedad de todos los niños de 12 años, los humillantes historiales de búsqueda son de rigor.

Pero hay una línea entre la exploración saludable y la adicción. Y tanto los niños como los adultos son propensos a tropezar con ella. Si tu hijo preadolescente se pasa horas al día encerrado en su habitación (o tú lo haces), puede ser el comienzo de una lucha contra las tendencias compulsivas.

Pero, ¿cómo saber cuándo llamar con suavidad y cuándo derribar la puerta?

Un sencillo test que puede ayudar a cualquiera a averiguar si su consumo de pornografía en línea es saludable o está al borde de lo patológico, desenvolvido por Journal of Sex Research y atualizado recentiemente. Probaron su modelo en 390 mujeres y 382 hombres, y descubrieron que el 3,6% estaba “en riesgo”.

Conoce la “Escala de Consumo de Pornografía Problemática”

Sí, así es como se llama realmente (PPCS, por sus siglas en inglés). Responde a las siguientes preguntas con nunca (1), rara vez (2), ocasionalmente (3), a veces (4), a menudo (5), muy a menudo (6), todo el tiempo (7). Una puntuación total superior a 76 sugiere un nivel problemático de consumo de pornografía.

  1. Sentí que el porno es una parte importante de mi vida
  2. Utilicé el porno para recuperar la tranquilidad de mis sentimientos
  3. Sentí que el porno causaba problemas en mi vida sexual
  4. Sentí que tenía que ver más y más porno para obtener satisfacción
  5. Intenté sin éxito reducir la cantidad de porno que veía
  6. Me estresaba cuando algo me impedía ver porno
  7. Pensaba en lo bueno que sería ver porno
  8. Ver porno me libró de mis sentimientos negativos
  9. Ver porno me impedía sacar lo mejor de mí
  10. Sentía que necesitaba más y más porno para satisfacer mis necesidades
  11. Cuando me comprometí a no ver más porno, sólo pude hacerlo durante un corto periodo de tiempo
  12. Me agitaba cuando no podía ver porno
  13. Planificaba continuamente cuándo ver porno
  14. Liberaba mi tensión viendo porno
  15. Dejé de lado otras actividades de ocio por ver porno
  16. He visto gradualmente porno más “extremo”, porque el que veía antes era menos satisfactorio
  17. Me resistí a ver porno sólo durante un tiempo antes de recaer
  18. Eché mucho de menos el porno cuando no lo vi durante un tiempo

¿Qué resultado obtuvo en la prueba?

Antes de entrar en pánico por tu puntuación, hay una pauta más básica para el uso problemático del porno que debes considerar: ¿afecta negativamente a tu vida?

Si todo va bien y tu hijo tiene un buen rendimiento social y académico, es difícil afirmar que incluso una puntuación muy alta merezca la pena perder el sueño. Mientras el porno sea legal, no haces nada malo.

Pero si ya intuye que usted o un ser querido puede estar sufriendo un consumo problemático de porno, una puntuación superior a 76 puede ayudar a confirmar sus sospechas.

Puede ser el momento de buscar ayuda profesional, o al menos de preguntar a un médico sobre sus opciones. Si eso es demasiado incómodo, visitar a un psicólogo para discutir su situación (y comprobar su autodiagnóstico) puede ser el paso correcto.

También te puede gustar: